EL CHICLE, ¿Bueno o malo?

POSTED BY Futurlife | Nov, 12, 2015 |
Taking chewing gum

 

¿Tomas mucho chicle para calmar el hambre o la ansiedad?Cada vez se compran más chicles, se toman indiscriminadamente, pero pocas veces analizamos el motivo de tomarlos o si  pueden afectar a nuestra salud. Pensamos ¡solo es un chicle!  Si conoces a alguien o tu mismo crees que tomas muchos chicles y te resulta difícil dejar de tomarlos. Lee este artículo y entenderás por qué se debe abandonar este “hábito-adicción”… no tan inofensivo como pensamos.

¿POR QUÉ TOMO MUCHOS CHICLES?:

1-Para controlar el estrés

2-Por que me encanta el sabor

3-Para refrescar el aliento

4-Por que quiero controlar mi apetito y la ansiedad

Si alguna de estas actitudes te domina y crees que tomar muchos chicles no es perjudicial …estás [email protected] Existen   alternativas a tus necesidades mucho más saludables que “inflarte” a chicles.

¿CUÁLES SON LAS ALTERNATIVAS AL CHICLE?:

1-Aprende técnicas de relajación, ir a clases de yoga, meditación para regular el estrés.

2-Si te gusta el sabor del chicle, elige agua con limón , o infusiones frías con especias ( jengibre, canela…) hojas de menta o hierbabuena.

3-Lleva siempre el cepillo y la pasta de dientes (mejor natural) para refrescar el aliento cada vez que lo necesites.

4-Mejorar en conocimientos para elegir alternativas de alimentos saludables que te ayuden a controlar el apetito y la ansiedad.

Chewing Gum.¿QUÉ TIENE DE MALO TOMAR CHICLES?

Pues hemos encontrado bastantes temas en contra. Tomar de vez en cuando un chicle, lógicamente, no es motivo de preocupación, pero cada vez hay más personas, de todas las edades, “adictas” a él y se toman paquetes enteros día tras día. Cuando esto ocurre si que pueden aparecer efectos secundarios como:

  • Cambios de hábitos alimentarios. Comer mucho chicle puede cambiar el sentido del gusto y “variar” el sabor de las frutas y las verduras haciéndolas menos apetecibles (más amargas), lo que puede derivar en un consumo inferior a las cantidades recomendadas, siendo un handicap para la salud.
  • Problemas de mandíbula. Masticar durante mucho tiempo al día puede desequilibrar el músculo de la mandíbula ( más por un lado que por otro…) alterando la articulación y provocando dolor. Estar haciendo trabajar continuamente la musculatura mandibular, puede favorecer la aparición de dolor de cabeza, de oído e incluso dolor de muelas y nerviosismo.
  • Alteraciones gastrointestinales. Masticar muchos chicles nos puede hacer tragar más aire de lo normal, aparecer hinchazón abdominal, gases, dolor… así como cuadros de diarrea, sin aparente motivo, por el edulcorantes (xilitol) que lleva si se toman muchos.
  • Confunde a nuestro sistema digestivo. Cuando se mastica, el organismo cree que estamos comiendo, pero en este caso no es real, de manera que se segregan enzimas y ácidos con la intención de favorecer la digestión de algo que no existe. Lo que puede aumentar la acidez e interferir posteriormente en las digestiones cuando si se toma alimento de verdad.
  • Pueden favorecer la obesidad.  Nuestra papilas gustativas detectan dulce y el metabolismo de los carbohidratos se pone en marcha para recibir estos nutrientes que nunca llegan. Parece ser que con los edulcorantes artificiales ocurre lo mismo y no solo eso, sino que también aumenta la apetencia por los carbohidratos “menos saludables” lo que favorece en ambos casos la acumulación de grasa. Es decir, tomar chicle puede aumentar la ansiedad por comer, en vez de disminuirla, OJO.
  • Daño en los dientes. Si el chicle tiene azúcar es un constante “baño de azúcar” sobre el esmalte favoreciendo la aparición de caries. Si no tienen azúcar, los aditivos, como los saborizantes y conservantes ácidos, que contienen pueden favorecer la erosión y el desgaste dental.
  • Aumentan los neurotóxicos. Si se tienen empastes los chicles los “deshacen”,  se va liberando el mercurio que llevan y a través del torrente sanguíneo llega a todos nuestros tejidos, lo que provoca daños oxidativos potencialmente peligrosos perfectamente evitables.

Así que ya sabéis… lo malo en esta vida son los excesos. Cualquier exceso, hasta de lo bueno, puede volverse en tu contra. Por que al final lo que no se controla …nos domina. La clave de la salud se refleja en adquirir arte para comer, prudencia en beber, desconectar para dormir bien,  disfrutar del entorno y buscar el lado positivo de la vida.

Si alguno cree que necesita ayuda para “desengancharse” de algo tan pegajoso como el chicle 😉 que no dude en ponerse en contacto con el equipo futurlife21. Rápidamente te aportará todas las herramientas que necesites para entender cómo y por qué, y volverás a ser libre, especialmente reduciendo tu ansiedad de manera natural.

Feliz semana!!

TAGS : Ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *