Luisa Martin, 26 años, Madrid

POSTED BY Maria | Jul, 06, 2016 |
1013202_10153740287560024_1475075_n

Siempre me había considerado una persona que “come bien” con verduras y frutas cada día y haciendo ejercicio ocasionalmente, aunque claro, con algún que otro atracón de porquerías! Total ¿qué mal me podía hacer?

Desde hace unos años no estaba contenta con mi peso y no me sentía bien después de las comidas, con dolor de tipa, sensación de hincharme como un globo y mucho cansancio (esto último es normal ya que tengo talasemia, que se caracteriza por colesterol y azúcar muy bajo que resulta en cansancio y bajadas de tensión). Entonces decidí probar “dietas” y cuando digo dietas me refiero a todo tipo de dietas! la dunkan, la de las ensaladas, la disociada, la de la piña… todo tipo de dietas con las que sí, adelgazas, pero es algo temporal, pasas hambre, estás cansado todo el día, te pones de mal humor y al final tienen efecto rebote; y eso sin contar con el desorden interno que te pueden generar! Claro, que todo eso no te lo cuenta nadie, solo ves resultados de gente desconocida y crees que en ti tendrá un efecto similar.

Después de probar todas las dietas y terminar siempre en el punto de partida otra vez, o incluso peor, me di por vencida. Seguía comiendo “bien” en las comidas principales, pero entre horas empecé a comer cualquier cosa y a descontrolar… patatas, galletas, chocolate, cereales… de todo y sin límite! Luego intentaba compensarlo con ejercicio o días de comida “sana” sabiendo que esa no era la solución. Estando en esta situación una amiga me contó que había empezado con el método Futurlife21, que estaba súper contenta con los resultados y que lo recomendaba cien por cien a todo el mundo. Viendo los buenos resultados que le estaba dando a mi amiga me pico el gusanillo e investigue un poco a ver de qué iba ese método pero sin llegar a decidirme a probarlo. Poco después, por una serie de circunstancias tuve el placer de conocer a María, una chica llena de energía y claro ejemplo de lo que es futurlife21; ella me animó a probar su método y finalmente ¡me decidí! Si quería cambios tenía que empezar a hacer algo. Me puse en las manos de María y desde el primer momento me transmitió toda su energía y positivismo. El primer día me explico en qué consistía el método Futurlife21 y me fui aún más convencida de que quería hacerlo. No os imagináis la cantidad de comidas riquísimas y llenas de color que puedes preparar! Son increíbles! Semana tras semana estaba más contenta, más enérgica y me sentía mucho mejor; la obsesión por contar calorías y medir la grasa de cada alimento fue desapareciendo a la vez que María me explicaba para que sirve cada componente de los alimentos y porqué es tan importante una dieta completa, variada y llena de nutrientes para llevar una vida 100% saludable. La ansiedad, el cansancio y el mal humor han ido desapareciendo, nunca me encuentro mal después de las comidas y cada vez estoy más contenta conmigo misma. Ahora sé que el peso no es el reflejo del estado de salud, sino que es solo un número por el que, por desgracia, tendemos a guiarnos. Estar flaco no significa estar sano. Una buena nutrición es lo que nos hace estar sanos y llenos de energía.

Este método me ha dado los medios para conseguir una vida más sana y llena de energía, yo solo he tenido que poner las herramientas: ganas, positivismo y un poquito de esfuerzo!

 

TAGS :